Hijos con mal comportamiento


Diagnosticar las causas del mal comportamiento en los niños es algo complicado. Mejor déjaselo a los profesionales, ya que si les etiquetamos puede ser más dañino que útil.
Sin embargo, es importante comprender los motivos que les llevan a comportarse mal, para redirigir ese comportamiento hacia una actitud más positiva. Normalmente, las actitudes negativas son un mensaje mediante el cual nuestros niños tratan de decirnos algo. Si captamos el mensaje podremos actuar en consecuencia, y disfrutar finalmente de una mejor relación con ellos.

No debemos NUNCA decirles que son “malos”, sino mejor que “actúan mal”, ni expresiones del tipo “no te aguanto, eres insoportable”, sino “no aguanto esa forma de actuar, resulta insoportable para las personas que están a tu alrededor”.
Por regla general, los mensajes que nos envían con su mal comportamiento son:
1. Busco atención: A veces se sienten ignorados, y ven que solo te diriges a ellos cuando se portan mal. Al menos así les haces caso.
Si este es el caso, es mejor ignorar esa actitud dentro de lo posible y tratar de no enfadarte. Al revés, préstale atención cuando su comportamiento sea el adecuado, y házselo saber: “Cuando te portas así me encanta estar contigo”.
2. Yo mando aquí: Se portan de forma negativa para que les proporciones lo que ellos quieren, típico, “se lo doy y así se calla y me deja en paz”.
En estos casos, apártate del conflicto lo máximo que puedas, por supuesto no le des lo que exige, y cuando se calme la situación anímale a discutir sobre el tema de forma constructiva, dándole la capacidad de ayudar a buscar una solución.
3. Busco venganza: Como me han hecho algo que no me ha gustado, te lo devuelvo portándome mal y así te hago daño.
Cuando pase eso puede que te sientas herido/a, así que intenta recordar que cuando te hace daño se lo hace a sí mismo, así que muéstrale las consecuencias de sus acciones, explicándole el daño que está causando, pero siempre en situaciones neutrales, “después de”, no “mientras”.
4. No quiero hacer eso: Muchas veces quieren escapar de una situación, o evitarla, puede que porque se sienten incapaces o impotentes a la hora de hacer algo, y no quieren que se note su incapacidad.
Cuando pasa esto a veces consiguen que el que se sienta impotente sea el adulto. En estos casos se necesita mucha paciencia, hay que animarles, encargándoles tareas que sabemos que pueden hacer y dejándoles que disfruten de su éxito cuando las terminan, felicitándoles o incluso premiándoles cuando sea conveniente.

En cualquier caso, si a pesar de todo esto no consigues cambios, busca sin dudarlo ayuda profesional, sobre todo si ves algunos de los siguientes signos de malestar:
– Un cambio drástico en la forma de vestir que no concuerda con su personalidad.
-Estado depresivo que dure más de seis meses.
-Exceso de ansiedad ante situaciones normales.
-Pensamientos o actitudes suicidas.
-Comportamiento violento continuado, con peleas escolares y/o familiares.
-Situaciones de acoso escolar.
-Excesiva dificultad a la hora de adaptarse a un gran cambio (mudarse, cambio de instituto, etc.)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s