Quiebra familiar


Hoy día, debido a la crisis económica, el aumento del paro y la subida de los tipos de interés, muchas familias se ven impotentes a la hora de pagar las facturas mensuales. Nos encontramos con que nos resulta imposible llegar a final de mes, y nos preguntamos: ¿Cómo pago la hipoteca?

Todos hemos oído hablar, sobre todo últimamente, de la llamada “quiebra familiar” o “suspensión de pagos familiar”, como posible solución para que no perdamos la vivienda, pero no sabemos muy bien qué es. Parece algo novedoso, pero realmente no lo es. Esto existe hace mucho tiempo, se llama “Concurso de Acreedores de una persona física”, el cual ampara el derecho de una persona cualquiera a acudir a él para poder llegar a un acuerdo con sus acreedores y así poder pagar la deuda, bien sea con el banco o con otros. Es más, antes era un procedimiento mucho más sencillo, ahora es más complejo, con mucho papeleo de por medio.

De lo que se trata es de llevar la situación del deudor al juzgado, por medio de un procedimiento que permita al deudor  renegociar sus deudas, bancarias o no, en resumen, la persona le dice al juzgado que quiere pagar, pero que actualmente no puede, y que necesita pagar en condiciones más favorables, lo cual suele ser aceptado por los bancos que prefieren asegurarse así si no todo, al menos una parte de la deuda.

Además, de este modo se concede un tiempo para recuperarse económicamente. Si se aprueba, la hipoteca queda paralizada un año desde la presentación de la demanda. Esto quiere decir que las cuotas quedan en suspenso y que el banco se queda al margen de los ingresos de esa persona, o sea, que durante un año no pagamos pero cuando termine ese año tenemos que pagar lo que debemos y aparte lo que tendríamos que estar pagando si no hubiéramos acudido a concurso. La familia puede involucrarse en el proceso, contactando con el administrador concursal, nombrado por el juzgado, para estipular el derecho a alimentos, decidir qué cantidad va a ser la entregada para el pago de hipoteca cada mes, según los ingresos….  y una vez aceptado el acuerdo por los deudores ,con aceptación del juez, nuestros ingresos los va a administrar un administrador del concurso, que nos va a dar lo que considera necesario para nuestro mantenimiento y el de la familia,  y el resto queda en el juzgado.

Este recurso debería ser el último a utilizar cuando una familia está muy apurada, puesto que realmente no anulas los pagos, simplemente los demoras durante un año y luego sigues pagando, con las condiciones estipuladas , además que tener que pagar los servicios del abogado que hayas contratado,  así que a no ser que haya expectativas reales de que la situación familiar va a cambiar en un tiempo y después vamos a poder pagar, no es una solución muy eficaz, por mucho que digan algunos periodistas en televisión y prensa, y no podemos llegar a esto con falsas expectativas, pensando que la situación va a cambiar porque vamos a salir del paro o la crisis va a terminar, porque nos esperan aún algunos años complicados.

Anuncios

3 Respuestas a “Quiebra familiar

  1. Las cosas no son ni blancas ni negras.Efectivamente, al entrar en concurso se dejan de pagar las deudas existentes durante algún tiempo,con lo que se da un respiro, pero te creas otras (administrador concursal,abogado, procurador, registros…).Un proceso concursal está pensado sobre todo para empresarios que, teniendo patrimonio, se quedan sin liquidez y no pueden de momento hacer frente a los pagos. En caso de personas asalariadas, es mejor negociar con el banco directamente para pedir que te reduzcan las cuotas o te dejen dejar de pagar un tiempo, aunque prepárate luego que verás los intereses que pagas, pero siempre será mejor que pagar a un abogado y un procurador para empezar algo que tiene pocos visos de prosperar y encima habrás pagado más intereses, deuda incrementada y los servicios de alguien que no resultaban necesarios.

    • Absolutamente de acuerdo. Porque además, por cierto, para pedir el concurso hay que hacer una demanda con abogado y procurador, los cuales solo van a presentarla si cobran antes. Y los clientes en estos casos suelen tener poca credibilidad para el pago. Como orientación de honorarios, un ejemplo: Para una deuda de 150.000 euros, el abogado te puede soplar unos 7.000 euros, el procurador 1.000 o 2.000 y luego súmale impuestos, registros y el economista que te haga el plan de viabilidad.
      En resúmen, para un asalariado con hipoteca y coche financiado, ni resulta rentable ni tiene muchas posibilidades de prosperar en su solicitud de concurso

  2. Muchas gracias por tus aclaraciones.

    Un saludo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s