¿Qué son los “nini”?


Desde hace unos años nos ha dado por ponerle nombres a cada generación de jóvenes.

“La Generación X” era supuestamente una generación de personas que vivieron su juventud en los 80 y principios de los 90, y se caracterizaba por su falta de expectativas, su libertad sexual y la disminución del respeto hacia los padres. Luego vino “la Generación Y”, refiriéndose a jóvenes de los 90 y principios de siglo, que estaban marcados por la revolución tecnológica y acostumbrados a llevar un alto nivel de vida, y que protagonizaron la aparición de un tipo de familia distinto a la tradicional.

Ahora viene “la Generación Ni-Ni”

Una generación cuyas características principales son el hecho de que están parados, que nunca han tenido un primer empleo, que tampoco estudian y que viven con los padres.

Existen multitud de estudios, pero realmente nadie se pone de acuerdo en el porcentaje de Ni-nis que hay en la actualidad. El fenómeno sucede en prácticamente todos los países, no solo en  España.

Pero, ¿Por qué aparece este fenómeno?

Existe la idea generalizada de que son jóvenes que, por habérseles consentido todo y habérselo dado todo “comido y mascado”, no ponen esfuerzo ni respetan nada, solo se preocupan de ellos mismos y pasan totalmente de estudiar o trabajar,  todo debido a su falta absoluta de valores, y no tienen ningún problema de conciencia en vivir a costa de sus padres.

Sin embargo, y pese a lo que se suele pensar, esta inactividad no es algo que decidan conscientemente. De hecho, les produce un sentimiento de angustia profundo debido a que tienen una sensación de incertidumbre, una constante sensación de que estudiar no sirve de nada porque luego no van a encontrar trabajo, no hay, y además se sienten abrumados por la realidad de los adultos, lo cual les lleva a aislarse en su mundo.

Generalmente, los ni-nis se dan en clases medias-bajas, permanecen inactivos en su habitación, viendo series que se bajan de Internet o jugando a video-juegos durante horas, sin ninguna intención de salir, entre otras cosas porque la crisis económica ha causado que el ámbito familiar de estos jóvenes vea afectado su nivel de vida, llegando a niveles si no de pobreza, de precariedad. Los padres se desesperan o lo asumen como algo sin remedio, que no tiene solución, y , o bien se dedican a “machacar” de forma continuada el hecho de que no hacen nada, o simplemente “pasan”.

Es una situación realmente difícil, pero no podemos percibirlo como algo pasajero o irremediable, porque en el futuro tendrán una situación complicadísima si los dejamos estar, y posiblemente no veamos nuestro esfuerzo recompensado a corto plazo, pero sí hay algunas cosas que podemos intentar con este tipo de jóvenes:

  1. Pídele que haga una lista de todas las cosas que le gustaría hacer, y deja que ponga lo que quiera, sin reírte ni ridiculizarle porque ponga algo así como “correr con un Fórmula 1” o “ser modelo de televisión”. Una vez hecha la lista, siéntate con él/ella para estudiar cuáles de esas hipotéticas profesiones son posibles y cuales no, charlando de forma relajada, comentándolas sin acritud, intentando que él/ella razone y saque conclusiones por sí mism@s. De este modo podrás conseguir que aplique sus gustos a profesiones u ocupaciones factibles, reales, que puede llegar a conseguir, como por ejemplo, si le gustan los coches, muéstrale posibilidades dentro de la mecánica, dentro de módulos o cursos o talleres que existan en tu municipio.
  2. Intenta que su auto-estima sea buena, que se considere lo “suficientemente persona” como para que se pueda contar con él/ella. No le machaquemos a todas horas con las típicas frases negativas (“eres un gandul”, “no haces nada en todo el día”…). Es fundamental que tenga una buena percepción de sí mism@ como individuo, que se vea bien, por ello también es bueno fomentar que haga algún tipo de deporte o ejercicio físico.
  3. Ayúdale a marcarse objetivos y desarrollar su ego: Esos objetivos han de ser a corto, medio y largo plazo. Intenta que comprenda que las cosas se ganan con esfuerzo, que en el mundo real es necesario ganarse el respeto de los demás con la actitud y el buen hacer de uno mismo, y que se puede empezar perfectamente a colaborar gratuitamente con alguna empresa, ONG o institución sin hacer el idiota, porque de lo que se trata no es de ganar dinero, sino de contar con un periodo de aprendizaje para abrirse a nuevas oportunidades, aprender cosas y demostrar la propia valía.
  4. Incúlcale el hábito de la lectura: Parece que no tenga nada que ver con ellos, pero realmente la lectura enseña vocabulario y formas de expresión, proporciona cultura para poder mantener conversaciones inteligentes con otras personas y de este modo crea seguridad en ell@s mism@s, y aparte de ello, si le gusta ese tipo de libros, existen libros de autoayuda muy prácticos para todo.

No es mucho lo que realmente podemos hacer como padres, al menos a corto plazo, para que cambien de actitud, pero todos deberíamos tener claro que hay que cambiar el papel de la familia y los educadores, al menos la tendencia que existe últimamente de dárselo todo hecho, sin exigir esfuerzo apenas, porque tanto para alcanzar unos valores y unos principios básicos sino como para que al ser adultos puedan sentirse realizados como personas, tenemos que ayudarles a aprender a alcanzar metas, de modo que se den cuenta de que, a pesar de que a veces hay que hacer sacrificios, luego viene la satisfacción de haberlo conseguido, y esto debemos empezar a trabajarlo desde pequeñitos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s