Cocaína: Qué es, síntomas, tratamientos


La cocaína es un estimulante del sistema nervioso, que al consumirla produce una sensación de euforia, de mayor energía física así como de mayor lucidez mental, disminuyendo la sensación de fatiga, el apetito y la necesidad de dormir.

Empezaron a utilizarla en el Sur de América los indígenas, especialmente en Perú y Bolivia en el siglo VI, que se sepa, y lo hacían mascando las hojas de la planta de coca, que era un arbusto que crecía en esas zonas, pero en un principio solo se usaba para ceremonias religiosas. En 1855 se aisló por primera vez el alcaloide en sí, la cocaína, de las hojas de la planta y se comenzó a utilizar de forma más generalizada hasta llegar a los 80, época en la que llegó a utilizarse de forma muy extendida.

La cocaína es una sal, que se disuelve en agua, y habitualmente se vende convertida en polvo blanco, el clorhidrato de cocaína, porque así puede ser esnifada o inyectada, y se descompone al ser calentada. No se vende pura, sino que se mezcla con sustancias como el talco, la maicena, anfetaminas, estricnina, detergentes e.t.c., hasta el punto de que realmente se queda en un porcentaje de entre un 5 y un 56% como máximo de pureza cuando se vende.

Esta droga se consume por via intranasal, o sea, esnifada, o fumada (en forma de base o crack), e incluso frotada contra las encías, pero para que pueda ser fumada en forma de base tiene que ser alterada químicamente, y a su vez puede ser mezclada con bicarbonato sódico, lo cual da lugar a algo conocido como “crack”. De hecho, ese nombre le viene por el ruido que hace la mezcla, que son como rocas blancas pequeñitas,  al calentarse, y al estar más concentrado es mucho más dañino.

Cuando la cocaína es esnifada por la nariz, tarda de 3 a 5 minutos en percibirse su efecto, y luego dicho efecto dura aproximadamente de 15 a 30 minutos. Si es fumada, el efecto es más rápido, ya que tarda entre 6 y 8 segundos en entrar en el cerebro, pero cuanto más rápido se absorbe, menos dura el efecto, así que por esta vía solo dura aproximadamente de 5 a 10 minutos en pasarse la sensación de euforia o cualquier otra. La vía más utilizada es la intranasal, y la menos la intravenosa (inyectada).

Pero los efectos que produce la cocaína en el organismo son muchos, y son:

  • Efectos estimulantes, elevación del estado de ánimo, excitabilidad, locuacidad (muchas ganas de hablar), exceso de confianza.
  • Sensación de bienestar breve, de claridad mental, de agudeza mental, así como buen humor y aumento de la auto-estima.
  • Dilatación de las pupilas.
  • Aumento de la presión sanguínea y de la frecuencia cardíaca.
  • Elevación de la temperatura corporal.

La persona que toma esta droga siente, en general, una profunda sensación de que se encuentra muy bien, que tiene un humor excelente, muchas capacidades, y en general siente una percepción subjetiva, que no es real, de que sus capacidades y habilidades son mayores de lo que realmente son. Además, tiene una sensación de euforia muy breve pero profunda, ya dependiendo de la dosis de droga que tome. El problema es que conforme se va usando, el cuerpo se va habituando y cada vez necesita mayor dosis o mayor frecuencia para tomarla, con lo que al final se crea un deseo o ansia de volver a consumirla para volver a tener esa sensación de euforia. Por eso es una de las drogas más adictivas. Su uso continuado provoca congestión nasal, úlceras en la nariz e incluso perforación del tabique nasal, y a nivel sexual, aunque momentáneamente produce excitación, despues crea impotencia. Además, tiene otros efectos negativos:

–         En el sistema neurológico: Puede crear tics, infartos cerebrales o hemorragias cerebrales.

–         A nivel psiquiátrico: Trastornos en el estado de ánimo, como psicosis, depresión, ansiedad, crisis de ansiedad, alucinaciones o alteraciones de la memoria.

–         Problemas respiratorios.

–         Estrechamiento de las arterias del corazón y del cerebro, hipertensión, infartos en el cerebro o muerte súbita.

–         En caso de embarazo, múltiples complicaciones al feto, incluso puede provocar abortos.

–         Provoca impotencia sexual en el varón y frigidez en la mujer.

–         También es frecuente la necesidad de beber alcohol o sedantes para poder relajarse tras  el consumo, y en la práctica se transforman en incapaces de no consumir y, aunque puedan pasar un período sin hacerlo, vuelven al consumo después de un tiempo.
–     En las personas dependientes, además de los efectos negativos anteriormente anunciados  se añaden un importante deterioro en las relaciones de pareja, familiares, ruina económica y problemas laborales.

Hay una serie de síntomas que suelen aparecer cuando alguien está consumiendo cocaína, y que nos pueden hacer sospechar:

–         Pérdida de apetito, con lo que la persona adelgaza mucho en poco tiempo.

–         Cambios de humor repentinos.

–         Disminución de la capacidad de concentración.

–         Alteraciones de sueño.

–         Pérdida de empleo, o bajón en los resultados académicos.

–         Cansancio crónico.

–         Hábito de sorberse la nariz como cuando se está resfriado.

Una de las principales dificultades para el tratamiento del cocainómano es conseguir que acepte que es un adicto y lograr que se ponga en tratamiento. Por regla general, no le dan importancia porque piensan que no están consumiendo demasiado y que lo tienen “controlado”. Lo habitual es que comiencen a buscar ayuda cuando ya tienen problemas médicos, legales o económicos, y ya es más difícil que salgan de su adicción.

Existen varios tipos de tratamiento, bien farmacológicos, o bien de tipo social:

–         Farmacológicos: Normalmente se utilizan distintos tipos de antidepresivos, aunque ahora hay otro tipo de tratamiento experimental, que consiste en la “inmunoterapia”, que consiste en administrar la “vacuna de la cocaína”, que provoca una respuesta inmunitaria que bloquea los efectos de la cocaína porque no deja que llegue al cerebro.

–         Terapias psico-sociales: Existen terapias de familia, terapias para evitar recaídas, terapias para modificar el comportamiento, grupos de auto-ayuda… pero lo principal para que funcionen es que el propio enfermo se comprometa a cumplir los objetivos y esté convencido de lo que está haciendo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s