Cómo ayudar a nuestros hijos a expresarse mejor


COMO AYUDAR A NUESTROS HIJOS A EXPRESARSE MEJOR CON EL LENGUAJE DE MODO QUE MEJORE SU COMUNICACIÓN

A veces intentamos comprender qué problema tienen nuestros hijos, pero nos resulta muy difícil porque no saben expresar realmente lo que sienten o por qué lo sienten. Obviamente cuando son pequeños no tienen suficiente capacidad para comprender las causas de sus sentimientos, pero si saben expresarse y decirnos lo que les pasa, los padres seremos capaces de saber cómo tratarles o donde acudir a buscar ayuda.

Hay algunas cosas sencillas que podemos hacer para favorecer y potenciar la comunicación y el lenguaje de l@s niñ@s, y vamos a intentar explicar algunas de ellas:

1. Dedica un tiempo diario para estar con tu hijo/a y hablar con él/ella. Háblale de cosas que le interesen procurando el intercambio comunicativo, que te dé su opinión.

2. Demuestra que le estás escuchando, mirándole a la cara cuando nos intente explicar algo siempre que sea posible, y si te pilla en alguna situación en la que no puedes hacerlo, por ejemplo, conduciendo o haciendo la comida, dile que le estás escuchando aunque no le estés mirando.

3. No uses preguntas cerradas, o sea, no utilices preguntas en las que sólo tenga que contestarnos con sí o no, porque detienen la comunicación. Usa preguntas del tipo:” ¿Qué quieres?” O “¿Quieres pan, galletas o chocolate?” en vez de “¿Quieres pan?”

4. Agrégale lenguaje al suyo, es decir, alarga sus expresiones añadiendo información para continuar la comunicación, haciendo que entienda que no nos conformamos con que se exprese solamente con gestos, monosílabos o palabras sueltas. Esto no quiere decir que terminemos sus expresiones o sus palabras, sino que hagamos que siga la conversación. Por ejemplo, un pequeño nos dice: “al ir al cole he visto a la mamá de Pedro”, es bueno contestar algo así como “Ah, esta mañana has visto a Ángela, la mamá de Pedro, ¿No? ¿Llevaba abrigo o no hacía frio?” para que la conversación se mantenga y nos siga contando cosas.

5. También podemos ampliar su vocabulario usando varias formas, como:

– Nombrando: “eso es un coche”

– Explicando: “Mamá va en coche al trabajo”

– Hablando de sentimientos: “¿Te gusta el coche de mamá?”

– Describiendo: “el coche de mamá es blanco” “es muy grande”

6. Exige al niño/a respuestas claras, evitando los monosílabos en las respuestas.

7. No seas demasiado correcto/a y exigente, pues podríamos crear inhibición verbal en el niño. Si le corregimos demasiado podríamos hacer que el pequeño/a no se atreviera a hablar demasiado por si lo hace mal. Es mejor repetir preguntando lo que ha dicho el niño, pero diciéndolo bien. Por ejemplo, si te dice “Quiero una hangumbesa”, le contestas “¿Quieres una hamburguesa?” sin decirle que lo ha dicho mal.

8. No respondas por ellos, dale tiempo para que se exprese libremente. No te anticipes a su voluntad o a lo que quiere decirnos.

9. Que se sienta cómodo, relajado y seguro al expresarse. Tenemos que mostrarnos pacientes y atentos a lo que nos cuente, intentando provocar el máximo número de intervenciones por su parte.

10. Muéstrale libros de dibujos, y léele cuentos, o haz que nos lo lea, haciéndole preguntas sencillas sobre ello para conversar juntos.

11. Tienes que hablarle claro, despacio y correctamente, pronunciando todas las letras que formen las palabras, sin dejar palabras a medio porque se den por supuestas. Intenta no usar sufijos como –ico (pequeñico, bonico, etc.), aunque nos cuesta trabajo.

12. Evita el uso del lenguaje infantilizado, o imitar su forma de hablar.

13. No le interrumpas nunca cuando esté hablando para corregirle. Déjale acabar y luego haz la corrección del modo anteriormente mencionado, repitiéndolo bien pero mediante conversación normal. No le corrijas y le hagas repetir palabras o expresiones. Provoca que las vuelva a repetir dándole el modelo correcto para que nos oiga. Otro ejemplo: “quiero una tata”, te dice. Pues le puedes contestar: “Toma, una patata” o “¿Quieres una patata?”

14. Refuerza de forma positiva su forma de hablar correcta, es decir, felicítale cuando se esfuerce en usar el lenguaje con un aplauso, una sonrisa, un beso o un “muy bien”, aunque solo se haya aproximado al modelo correcto.

15. Aprovecha cualquier situación o circunstancia, de forma natural, para conversar y ofrecerle a los niños/as vocabulario, nuevas expresiones, por ejemplo en la cocina, al poner la mesa, al hacer la lista de la compra, al vestirnos, de paseo por las tiendas….

16. Comenta cada cosa del entorno que veamos que llame su atención, explicándole cómo se llama, para qué sirve, etc.

17. Ayúdale a que construya bien las frases haciéndole preguntas del tipo: ¿cómo se llama…? o ¿Dónde está?

18. Despierta su curiosidad creando nuevas oportunidades y nuevos contextos para que explore nuevas situaciones y así aparezcan distintas expresiones en su lenguaje.

19. No seas demasiado proteccionista, por ejemplo, no le des de comer si es capaz de hacerlo por sí mismo porque puede que de forma inconsciente llegue a la siguiente conclusión: “Si me dan de comer todavía es porque soy pequeñito…”Si le dejas autonomía en este tipo de actividades cotidianas le ayudarás a que madure su personalidad y por tanto su lenguaje.

20. Resulta positivo que invitarle a la comunicación con otras personas, siempre que no le obligues a ello, y también que adquiera ciertos compromisos sociales tales como pedir algo a una persona, darle un recado por teléfono a un familiar, etc.

21. Es preciso recuperar la hermosa costumbre de contarle cuentos. Un cuento o una pequeña historia aporta valores importantes al lenguaje infantil en todos los sentidos, en el vocabulario, la construcción de frases, el ritmo, la musicalidad, etc.

22. Evita las comparaciones con otras personas del tipo “mi hijo empezó a hablar antes” o “en su clase hablan mejor”. Tenemos que recordar que cada persona es única y que su evolución y tiempo de maduración nunca es idéntica a la de otros.

El lenguaje es como un motor que hay que poner constantemente en funcionamientos para que sus piezas estén a pleno rendimiento.

(Agradecemos la información a la maestra de audición y lenguaje Irene Soler)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s