Ley de dependencia


La ley 39/2006, comúnmente conocida como la “ley de dependencia”, reconoce el derecho de las personas que están en situación de dependencia a recibir una serie de prestaciones que servirán para ayudar a mejorar su calidad de vida.

Existen unos requisitos básicos para poder solicitar esta ayuda:

1. Ser español.

2. Residir en territorio nacional al menos 5 años antes de pedir la ayuda.

3. Ser declarado “dependiente” por la comunidad autónoma donde resida.

La dependencia no solo afecta a personas mayores, sino a todas las personas que se encuentren en esa situación. Cuando son menores de 3 años, existen previsiones especiales.

Para poder ser declarado dependiente hay que demostrar que la persona que solicita el reconocimiento de ese estado es incapaz de realizar por sí misma las actividades básicas necesarias en la vida diaria, y por tanto necesita la ayuda de otra persona.

Existen tres grados de dependencia según esta ley:

Grado I: Dependencia moderada
Personas que necesitan ayuda al menos una vez al día para poder tener una calidad de vida digna.

Grado II: Dependencia severa
Personas que necesitan ayuda para realizar varias actividades básicas de la vida diaria dos o tres veces al día, pero que no requieren el apoyo permanente de otra persona.

Grado III: Gran Dependencia

Personas que necesitan ayuda  continua para realizar las actividades básicas de la vida diaria y por su pérdida total de autonomía necesitan de forma indispensable la ayuda de otra persona.

¿Qué proceso hay que seguir para conseguir la ayuda?

Para que el órgano competente de la Comunidad Autónoma  declare dependiente a alguien, tenemos que solicitar el procedimiento de valoración de dependencia para que nos reconozcan el derecho. Si la persona en cuestión es incapaz, puede hacerlo un familiar o un representante legal.

Primer paso:Normalmente lo lleva la Conserjería de Bienestar social o Política social. Se puede solicitar allí información de la documentación que se necesita para comenzar el proceso, o en el centro de Asuntos Sociales más cercano a tu domicilio. Allí nos orientan y nos ayudan a cumplimentar la solicitud, y por regla general lo primero que piden para poder presentarla es el DNI de la persona en cuestión, el del representante o familiar si lo hay, y un certificado de empadronamiento.

2 paso: Se pondrá en contacto algún profesional del Servicio de Valoración para concertar una cita y así poder comprobar el grado de dependencia en que se encuentra la persona o si realmente lo hay. Para llegar a una valoración se basarán en los informes médicos correspondientes y una evaluación del entorno donde vive la persona dependiente.

3 paso:Una vez terminado el proceso de evaluación, nos llegará por correo la resolución y el grado de dependencia reconocido, si lo hay, y en función de eso los servicios y prestaciones a los que se podrá acceder. Esta resolución puede ser revisable si lo pide la persona interesada, su representante o la propia administración.También se nos informará, dependiendo del grado de dependencia, de las ayudas que pueden recibir, que son:

–         Servicio de prevención de la dependencia.

–         Servicio de teleasistencia: Son servicios de asistencia de forma inmediata en situaciones de inseguridad, emergencia, amenaza o aislamiento, mediante el uso de tecnologías de la comunicación como el teléfono móvil o Internet.

–         Servicio de ayuda a domicilio: Lo realizan empresas, y está relacionado con las necesidades domésticas y el cuidado personal.

–         Servicio de centro de día y noche: Son centros que se encargan del cuidado de la persona dependiente bien de día o de noche.

–         Servicio de atención residencial: Son centros que sustituyen al hogar de forma permanente, cuando existen problemas socio-familiares o no puedan ser atendidos por su entorno familiar.

–         Ayuda económica para poder pagar servicios de asistencia personal.

–         Ayuda económica para que le cuiden en el entorno familiar personas no profesionales, teniendo en cuenta que la persona cuidadora tendrá que darse de alta en la Seguridad Social ajustándose  a las normas sobre afiliación, alta y cotización a la Seguridad Social determinadas mediante Real Decreto 615/2007, de 11 de mayo, por el que se regula la Seguridad Social de los/as cuidadores/as de las personas en situación de dependencia.

5 Paso:Una vez que ya tenemos reconocido el derecho y nos han asignado el grado de dependencia que tenemos, nos llamará un trabajador/a de Asuntos Sociales para concertar una cita y conocer de primera mano la situación socio-familiar, escuchar la opinión de los interesados y estudiar la forma más idónea de cubrir las necesidades de la persona dependiente. En ese momento también se estudiará y se solicitará documentación para conocer la situación económica, ya que la financiación de los servicios o el importe de las ayudas dependerá mucho de los ingresos de la persona dependiente. Se establece el criterio de Copago, lo cual significa que  existe un nivel mínimo de ingresos, a partir del cual la persona deberá contribuir al pago de los servicios, y un nivel máximo, a partir del cual no tiene derecho a la ayuda. Cuando los ingresos de la persona no llegan al mínimo, está exenta de pagar nada.

A esta última fase se le llama PIA (Programa Individual de Atención). También es revisable si lo solicita la persona interesada, el representante o la propia administración.

En caso de traslado de residencia a otra comunidad autónoma, habrá que realizar un nuevo PIA o adaptarlo a los recursos de la nueva comunidad.

6 Paso:Una vez realizado todo el proceso, recibiremos una comunicación por correo con la resolución tomada, el recurso considerado más idóneo  para la persona dependiente y la fecha a partir de la que va a empezar a ser efectiva la ayuda.

También nos informarán de la aportación económica que tendrá que realizar la persona dependiente o si no tiene que realizar ninguna.

Para cualquier duda o mayor información, el Ministerio de Trabajo y Asuntos Sociales ha puesto en funcionamiento un teléfono gratuito : 900 406080, y cada comunidad autónoma tiene el suyo propio habilitado para información sobre la dependencia:

CATALUÑA 900.300.500

C. MADRID 012

CASTILLA-LEÓN 012

CASTILLA-LA MANCHA 012

ARAGÓN 900.383.940

EXTREMADURA 012/924.005.929

C. VALENCIANA 900.100.880

MURCIA 012

GALICIA 981.282.188

CANTABRIA 012

ASTURIAS 012

BALEARES 971.784.900

CANARIAS 012

ANDALUCIA 902.166.170

NAVARRA 848.427.100

PAÍS VASCO 012

LA RIOJA 900.101.584

CEUTA 856.200.680

MELILLA 952.699.301

>

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s