Cómo realizar una buena entrevista de trabajo


La entrevista de trabajo es la fase más importante y decisiva del proceso para conseguir el puesto de trabajo, ya que depende de la impresión que causes puedes quedar por delante de personas con la misma cualificación que tú.

Ten en cuenta que se analizan todos los aspectos del candidato:

–         Las aptitudes (si puede desempeñar el puesto para el que opta).

–         Los conocimientos (si sabe lo suficiente para ese puesto).

–         La motivación (Si quieres enfrentarte a las dificultades).

Aspectos a tener en cuenta:

  1. Tienes que llevar preparados los “punto fuertes” que consideres que tienes, y los “puntos débiles”, para que no se conviertan en algo negativo, destacando siempre los positivos.
  2. Importantísimo: Puntualidad. Es mejor que vayas unos minutos antes de la hora, te ayudará a situarte.
  3. Cuida mucho la imagen: Asegúrate de que tu imagen es adecuada para la empresa, sin que implique cambiar tu aspecto ni tu estilo.
  4. Puede que te encuentres con alguna pregunta que consideres ofensiva, pero a veces las hacen de forma deliberada para ver tu reacción.
  5. Muéstrate cordial, siendo claro/a y específico/a en las respuestas.

Expresión corporal:

  1. Mirada y contacto visual: Tienes que mirar al entrevistador a los ojos, pero sin ser molesto, busca un punto intermedio.
  2. Expresión facial: De lo que se trata es de ser consciente de la tensión en nuestros músculos faciales y relajarlos.
  3. Postura corporal: Intenta inclinarte un poco hacia el entrevistador, eso indica receptividad e interés. Si te echas hacia atrás o te “recuestas” en el sillón, indicarás desinterés o tensión. Deja que la persona que te entrevista marque las distancias, no te pongas muy cerca o invadirás su espacio personal.
  4. Gestos: Evita estar demasiado tenso o rígido, pero tampoco te “dejes caer” en posición de abandono o descanso.
  5. Apariencia personal: La ropa y los adornos que lleves juegan un papel muy importante en la impresión que los otros se llevan de nosotros. Dependiendo del tipo de trabajo al que te presentas, tienes que llevar un tipo de ropa u otro.
  6. Forma de hablar: El volumen, la entonación, la fluidez del habla, la claridad, la velocidad… todo eso es muy importante. No debes hablar ni muy alto ni muy bajo, vocaliza bien, intenta pronunciar bien las palabras sin ir ni demasiado lento ni demasiado rápido, que se te entienda.

A veces nos encontraremos en una entrevista de trabajo en las que nos harán preguntas que consideraremos difíciles de contestar, y presentamos algunos ejemplos:

1.  La típica: ¿Cómo se ve de aquí a unos años?: Es una pregunta con la que se pretender averigüar las aspiraciones del entrevistado. Lo mejor en estos casos es no ser demasiado específico y contestar de manera muy general, refiriéndonos a valores y no tanto a puestos en concreto, por ejemplo, se puede decir algo así como que esperas haber reforzado y mejorado tu capacidad para trabajar en equipo.

2. ¿Cuánto tiene pensado ganar? : Esta pregunta también es complicada, porque si dices demasiado puedes perder el puesto porque tengan pensado menos, y si dices poco pueden pensar que no te valoras o no tienes ambición. Lo mejor es contestar de forma indirecta, diciendo simplemente que esperas que la remuneración sea consecuente con el trabajo que se realiza, y preguntándole directamente qué tiene pensado la empresa, aunque hay que hacer la pregunta de manera suave, sin parecer agresivo/a. Si el entrevistador es alguien con experiencia tampoco dirá ninguna cantidad exacta, con lo que finalmente contesta con una cantidad entre ….y ………… .

3. ¿Por qué se considera la persona adecuada para el puesto?: Si nos pasamos alabando nuestras virtudes, podemos parecer arrogantes, y si no decimos lo suficiente tampoco es bueno.

Lo mejor es ir diciendo nuestras cualidades pero con ejemplos de algo que hemos hecho, reforzando nuestras cualidades personales. Esta pregunta siempre la hacen, así que mejor ensayamos la respuesta en casa, la meditamos, probando con una larga, una corta, y otra a medias, hasta dar con la que más nos gusta.

4. También puede ocurrir que nos hagan una serie de preguntas aparentemente tontas, sin mucho fundamento “racional”. Hay que llevar cuidado con esto. No existe respuesta correcta para estas cosas. Simplemente lo que tratan la mayoría de las veces es de medir nuestra capacidad de reacción ante situaciones inesperadas. En estos casos, respira con tranquilidad, míra al entrevistador a los ojos, y responde lo que creas más acorde con tu forma de ser.

La clave de tener éxito es saber dar la imagen de persona que tiene confianza en sí misma y que sabe lo que está haciendo, sin parecer prepotente.

ENLACES RELACIONADOS:

CURRICULUM. CÓMO HACERLO BIEN

CÓMO BUSCAR EMPLEO DE FORMA EFECTIVA

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s