Niños autistas: ¿Qué es realmente el autismo?


El autismo es un trastorno grave del desarrollo que afecta a más de 67 millones de personas por todo el mundo y que se está expandiendo por encima de la diabetes, el cáncer y el sida. La probabilidad de tener autismo es cuatro veces mayor en los hombres que en las mujeres, y no se puede curar médicamente, aunque se puede diagnosticar e intervenir a tiempo con lo que se pueden producir mejorías.

Para algunos, el autismo es un repliegue de la personalidad en sí misma, para los psiquiatras, es un síntoma  esquizofrénico que consiste en contarse a sí mismo lo que ocurre alrededor. Para los médicos, es un síndrome infantil caracterizado por una incapacidad en mayor o menor medida de una persona desde que nace para establecer contacto verbal y afectivo con el prójimo. Pero básicamente, el autismo es un desorden del desarrollo del cerebro que hace que la comunicación y la interacción social con otras personas sea muy dificultosa, con lo que se ocasiona un comportamiento restringido a ciertos actos y muy repetitivo.

¿Cuál es la causa del autismo?

No se sabe. Según algunas investigaciones, podría ser algo genético. Los estudios de investigación sobre el autismo han descubierto que existen diferencias en la estructura y en las sustancias químicas del cerebro, pero tampoco ha sido algo constante en todas las personas autistas, con lo que no es definitivo. Una de las teorías sostiene la posibilidad de que el autismo sea un síndrome de la conducta que incluye varios trastornos definidos. Lo que sí está claro es que el comportamiento de los padres no tiene nada que ver con el hecho de que un hijo sea autista o no lo sea.

¿A quienes afecta el autismo?

Se le diagnostica a cada 4 o 5 niños de cada 1000. Y es cuatro veces mayor en los niños que en las niñas.

¿Cómo detectarlo?

En general, se puede detectar si un niño es autista con certeza a partir de los 3 años, aunque los primeros diagnósticos se realizan entre los 18 y los 24 meses. Para comenzar a detectar si un bebé tiene autismo, hay que observar si desarrolla algunas señales de alerta. Según la American Academy of Pediatrics en San Francisco, las principales señales son:

– A partir de los 5 meses sigue sin sonreir abiertamente ni dar muestras de placer o alegría, especialmente cuando ve a su padre, a su madre o la persona que le cuida.

– No reconocer la voz de los padres y no volverse con la mirada ni reaccionar cuando estos mencionan el nombre del bebé.

– A partir de los 12 meses no balbucea, ni realiza gestos de imitación como saludar, estirar y señalar con la mano.

–  No establecen contacto visual.

– Apenas balbucean, y nunca hacen ningún gesto previo antes de hablar, como agitar las manos o señalar.

– Realizan movimientos repetitivos con objetos.

A medida que van desarrollando el habla y los trastornos van siendo más aparentes, se va viendo que no dicen palabras individuales para los 16 meses, no balbucean, señalan o realizan otros gestos comunicativos para la edad de un año, y hacia los dos años no dicen frases de dos palabras.

¿Qué síntomas tiene un niño autista?

Cada niño experimenta los síntomas de modo diferente, pero hay algunos muy comunes, como:

-No interactúa socialmente bien con los demás, incluso con los padres
-Muestra poco interés o rechaza el contacto físico. Los padres describen a los bebés autistas como “poco afectuosos”. Los bebés y los niños autistas no se tranquilizan con el contacto físico
-Evita establecer contacto visual con los demás, incluso con los padres
-No puede establecer amistades ni interactuar con otros niños
-No se comunica bien con los demás
-No desarrolla el lenguaje o lo hace con retraso
-Una vez que desarrolla el lenguaje, no lo utiliza para comunicarse con los demás
-Tiene ecolalia (repite palabras o frases varias veces, como un eco)
-Muestra comportamientos repetitivos
-Realiza movimientos motores repetitivos (como mecerse y golpear las palmas o los dedos de las manos)
-Suele preocuparse por las luces, los objetos en movimiento o las partes de los objetos
-No le gusta el ruido
-Tiene rituales
-Necesita rutinas
Los síntomas del autismo pueden confundirse con otros trastornos o problemas médicos, siempre hay que consultar con el médico para realizar un diagnóstico.

¿Para qué detectarlo con rapidez si no tiene cura?

Para empezar, mientras más temprano lo encontramos, más rápidamente podemos intervenir, mientras el cerebro no está maduro y podemos ayudar a modelarlo en distintas direcciones.Si se identifica de forma precoz, se podrán estimular otras formas de comunicación y lenguaje, mejorar la interacción social y controlar las conductas repetitivas e inapropiadas.  Lo importante es conseguir la mejor calidad de vida posible para el enfermo y para su familia, y según la edad ir mejorando las posibilidades: Durante la etapa escolar se busca potenciar el aprendizaje y la interacción social, en la adolescencia mejorar las dificultades con su conducta, y más tarde lograr conseguir que sea lo más independiente posible, hasta lograr conseguir la inserción laboral  y social.

¿Existe algún tratamiento eficaz?

Existen programas de educación y de comportamiento diseñados específicamente para tratar el autismo, unos con mayor éxito que otros, pero el tratamiento específico a seguir lo determina el médico basándose en la edad, el grado del trastorno, los síntomas y la tolerancia del paciente a determinados medicamentos o terapias, y la opinión o preferencia de los padres y el propio profesional.

¿Cómo pueden ayudar los padres a un hijo autista?

Hay algunas estrategias que pueden seguir los padres en general, independientemente del tratamiento, son:

  1. No intentes controlar el futuro, trata de llevar el día a día de forma positiva, controlando el “aquí” y el “ahora”.
  2. Busca apoyo de profesionales y familiares para compartir experiencias, consejos y ánimos.
  3. Considera y no dejes de lado los sentimientos y las necesidades de tu pareja y de tus otros hijos. Acuérdate que el niño autista no tendrá más amor tuyo por el hecho de que pierdas más tiempo con él.
  4. Se honest@ con tus sentimientos. No puedes ser una super madre o un super padre las 24 horas del día. Permita a ti mismo equivocarte, frustrarte, entristecerte, siempre que sea necesario. Es inevitable para todos, y no necesitas justificar tus actos ante los amigos u otras personas.
  5. Manten y no pierdas el sentido de humor. Reír es una de las mejores formas para evitar el estrés y el desánimo. Jamás subestimes el potencial de tu hijo. Motívale. Ofrezca espacio, ánimo, y siempre esperes que él desarrolle al máximo sus capacidades. No te olvides de que tu hijo tiene capacidad para aprender, por más pequeña que sea.
  6. El contacto natural con el bebé debe ser divertido, agradable. Aprovecha esos momentos para jugar con sus dedos, su pelo y su cara, sin prisas. Intenta meterte en su mundo, tiene que saber que estás ahí, pero de forma constante y en periodos cortos, no en sesiones largas e intensas. Evita alzar la voz y mantén la calma en su presencia, sin intentar imponerte ni interactuar con él si está molesto o enfadado. Tus movimientos deben ser suaves y lentos y debes sonreírle y tocarle a menudo. Es mejor que cuando interactúes con él te pongas a su nivel, poniéndote a su altura, de rodillas o sentándote en el suelo, o bien utilizando una mesa y una silla con la altura adecuada.
  7.  Los niños autistas se suelen mostrar distantes o solitarios y aislados, parece que tratan a todo el mundo por igual, sin diferenciar a su padre o a su madre, y suelen evitar a los demás niños, ignorándoles como si no estuvieran presentes, incluso a veces empujando o pegando sin motivo aparente. Aunque no muestre señales de reconocimiento, tócale más a menudo de lo que lo harías con un niño de su edad. Si le llevas en brazos, usa una serie de movimientos, como balancearle, bailar con él, subirle y bajarle… haz pausas y vuelve a empezar la serie. Si le notas molesto, déjalo. Ya seguirás en otro momento.
  8. Asegúrate de que no te ignora. Actúa como si tuvieras claro que es consciente de tu presencia. Al principio acércate solo unos segundos, le das un juguete o le dices “hola” y te vas. Cuando se sienta cómodo con esto, empieza a quedarte cada vez más ratito, hasta que acepte tu presencia de forma continuada.
  9. Dejarles ver lo contento/a que estás, y si ves algún signo de interés hacia otra persona, que esta última también le haga ver que está contenta.
  10. Algunos niños autistas no parecen tener ninguna reacción ante el dolor. Es posible que no lloren cuando se hacen daño y que no tengan interés en buscar consuelo,  en algún momento, compórtate como si sintiese dolor, aunque se muestre indiferente, consuélale y dale abrazos.
  11. Un niño autista no suele mirar directamente a las personas a los ojos, sino a un lado o por encima de los hombros. Cuando mire algún objeto, habla con él sobre el objeto situándote en su ángulo de visión. Si notas que te está mirando, responde con una sonrisa y un saludo e intenta empezar una conversación . Cuando se acerque demasiado es conveniente no apartarse de forma brusca.
  12. Anímale a que toque o señale partes del cuerpo, como los dedos (tanto suyos como tuyos) y nombrarlos. El momento del baño es especialmente bueno para ello. Haz ruidos y gestos raros o graciosos mientras te toca, por ejemplo abre y cierra la boca rápidamente si toca tus labios. En cuanto se dé cuenta de que puede conseguir que tú hagas algo, puede que quiera intentar repetir la actividad. Enséñale cómo se llama, a reconocerse, mientras recorres partes del cuerpo y le dices los nombres.

El papel de la familia en la educación de estas personas es muy importante, por lo que es básico aceptar la realidad de las cosas, no sentirse culpable al respecto, y comprender el problema. Una vez asimilado eso, es cuestión de seguir las orientaciones de los profesionales, dejar la autocompasión a un lado, y siempre dar valor a lo que se va consiguiendo en la vida en vez de soñar con lo que se podría conseguir.

Nuestro respeto y admiración a quien se pasa la vida cuidando de estas personas tan especiales.

 

 

 

Anuncios

2 Respuestas a “Niños autistas: ¿Qué es realmente el autismo?

  1. LA VERDAD ES QUE CIENCIA DEL MUNDO N MENOS SOCIEDAD COMÚN, SABEN LO QUE ES REALMENTE EL AUTISMO Y SUS CAUSAS, DE LO QUE YA ESCRIBO UN LIBRO QUE SERÁ SENSACIONAL:
    “AUTISMO, PARKINSON Y DOWN, TIENEN MISMAS CAUSAS Y CURA NATURAL”

  2. hay mucha diferencia entre una persona autista y hipoacustca grave yo sufro hace mucho tiempo y no se si ya estoy en 2000k quisiera realizarme estudios para saber si tengo ilusiones de resolverlo o no me gustaría seguir estudiando psicología gracias.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s