Problemas habituales en la pareja


Resulta curioso a veces observar ciertas actitudes en la pareja que nos resultan tan comunes que no solemos prestarles atención. Pasamos de ser la pareja que se mira a los ojos, ajenos al resto del mundo, a ser la pareja de mediana edad que llega al restaurante un domingo, el marido mirando por la ventana, la esposa observando a la gente que entra y sale, y solo se miran ocasionalmente y de forma breve.aburrimiento-rutina-parejas

La mayoría de personas piensa que cuando te casas la relación cambia radicalmente, ya que ese amor tan excitante se convierte en una pesada rutina, porque es lo que suele suceder.

Existen muchos problemas comunes a la mayoría de matrimonios, pero si no son debidos a un problema de fondo, tienen solución:

1.  “Ya no me presta atención”:

Antes del matrimonio la pareja tiene un interés principal: El otro. El único interés de ambos es estar pendiente uno del otro, abrazarle, besarle, mirarle…. Meses después de la boda, la cosa ya cambia: Ya no es el principal motivo de interés, sino uno de ellos.El problema no es necesariamente la falta de interés sino el sentir que no eres el centro.

Lo primero que hay que intentar es mantener unos objetivos realistas. Existe un término técnico para referirse a la falta de interés en el matrimonio: Saciedad. Un estímulo pierde su valor cuando se repite demasiado. Esto quiere decir que las personas nos cansamos de todo si tenemos demasiada repetición, da igual cual sea el objeto de interés, ya sea persona o cosa, y no es algo que deba asustarnos. Simplemente es necesario ser consciente de ello, para intentar buscar remedio:

– Desarrolla intereses propios que te gusten y así evita demandar atención a todas horas de tu pareja. Es necesario tener un espacio propio.

– Desarrollar intereses comunes, como aprender a bailar o algo que sea interesante para ambos y poder disfrutarlo en pareja, tan importante es tener espacio propio como común.

– Elogia a tu pareja. Nunca nos cansamos de escuchar piropos.

– Evita los comentarios negativos. Es importante la asertividad. Es mejor decir “no me gusta la forma en la que has reaccionado” que decir “eres un bestia”.

– Busca tiempo para pasar un rato a solas si hay niños.

 2. “El síndrome pobre-de-mí”

Situación: Llegas tarde, te has entretenido con algo, y tu pareja está esperando con cara de pocos amigos. A los reproches que llegan por un lado, se suma la actitud apática de encogerse de hombros y decir “sí, sí, ya lo sé, lo que tú quieras…..” Te callas y no dices nada para no tener más lío.

El problema aquí es que tan malo es quejarse ante extraños de tu pareja como callar y sufrir en silencio. No se consigue nada sintiéndose el mártir, y ocultando los sentimientos solo se consigue crear un muro de resentimiento muy difícil de romper después.

Posible solución: Fácil; díle lo que sientes. Muchas veces no decimos lo que sentimos porque pensamos que no cambiará nada, lo cual en en sí mismo un problema. Así que busca un momento en el que ambos estéis relajados y tranquilos,  y habla sobre el tema. Es mejor hacerlo de forma sutil.

 3. “Demasiada distancia entre nosotros”

pareja-distanciaA veces estamos tan ocupados con nuestros trabajos, los niños, o incluso nuestros propios intereses que llegan a pasar días sin que tengamos una verdadera conversación. ¿y en la cama por la noche? Estrictamente para dormir, andamos muy cansados.

Problema: Cuando eliminas tiempo de calidad en tu matrimonio, puede suceder que directamente se asuma que como ya estamos casados no hace falta trabajar en la relación, y un día nos despertemos sin recordar siquiera por qué nos casamos alguna vez.

Solución: Utiliza el tiempo que puedas para reconectar. Puede que no te dé tiempo a ir a la fiesta de fin de curso de tu peque, pero siempre puedes ir a tomar una pizza rápida con todos o salir con tu pareja a dar un paseo corto. Si tienes la costumbre de dormitar frente a la televisión todas las noches sin hablar, intenta apagarla o bajar la voz un ratito para poder tener una conversación con tu pareja, aunque sea corta. Y si hay demasiado espacio entre la pareja en la cama, trabaja en volver a estar en contacto, literalmente. Los expertos coinciden en afirmar que si es necesario hay que hablar de ello e incluso programarlo, porque es totalmente necesario.

 4. “Siempre estamos discutiendo por el dinero”

En el contexto actual de desempleo, crisis y mala situación económica en general,  gran cantidad de parejas tienen problemas relacionados con la economía. Este tipo de problemas no respetan clases sociales, están en todos los estamentos, y por ello es necesario un presupuesto. Resulta absolutamente necesario preparar una previsión de gastos, y para ello hay que identificar los ingresos mensuales de forma exacta, añadir los gastos fijos, y los posibles gastos anuales (ropa, seguros, libros de texto…..). El siguiente paso es analizar gastos e ingresos y proponerse objetivos teniendo en cuenta las prioridades,  para que se pueda seguir y así evitar tener problemas y discusiones al respecto. Por supuesto, a partir de ahí utilizar el crédito de forma prudente.

5. “Me aburre el sexo”

 Esto merecería un capítulo aparte y más extenso, pero en general suele suceder que antes de vivir juntos el sexo tenía una cualidad enriquecedora por lo que tiene de exploratorio y de nuevo que una vez comienza el día a día ya no tiene. Pero hay muchas cosas que se pierden en la larga rutina en la que se convierte la vida en común, y una de ellas a veces es la líbido. De hecho, las estadísticas son claras: Según un estudio realizado en Inglaterra hace pocos años, la media de los británicos tienen sexo 127 veces al año, mientras que una persona casada tiene una media de 98 veces.

Esto es lo más común, pero tampoco tiene por qué ser así siempre. Según el Dr. Geoff Hackett, “todas la evidencias apuntan a que el sexo activo mantiene unidas a las parejas”, por ejemplo, con el sexo tántrico, practicado durante siglos en la cultura hindú, que es una forma de sexo lento y meditativo que parece que aumenta la intimidad en la pareja y crea una conexión mente-cuerpo la cual lleva a orgasmos más potentes…. Es cuestión de algo de imaginación y de crear situaciones nuevas o diferentes.aburrido

 Asumiendo, por supuesto, que la falta de sexo no proviene de un problema ni es una expresión de enfado contra la pareja, a menudo es útil cambiar los roles. Por ejemplo, normalmente suele suceder que uno de los dos en la pareja es quien normalmente es el “iniciador” de todo. Incluso aunque al principio cueste algo de trabajo, suele ayudar que la persona que normalmente no empieza con el proceso sea la que se aproxime primero al otro, ya que al situarse en una posición en la que debería mostrar más interés en el sexo, es probable que al final se “sienta” más interesada en el sexo. Esto está basado en un principio de la psicología conductista que dice que es más fácil actuar siguiendo una forma de pensar diferente a la nuestra  que pensar de forma distinta a la que actuamos.

 6. “Mi familia política me va a volver loc@”

 Típica discusión “si me quisieras de verdad, aguantarías a mi madre” / “si me quisieras de verdad y te preocuparas por este matrimonio, no la dejarías meterse en nuestras cosas”

El problema es que muchas veces que la pareja no sabe hasta donde puede intervenir su propia familia. Esto es una decisión que se ha de tomar en común con la pareja, es importante que exista comunicación para poder hablar de ello sin discusiones. Una cosa es que intervengan y otra que se entrometan. Cuando hay una intervención la pareja previamente lo acepta de manera mutua y clara, contrariamente a la intromisión que se da cuando sin previa solicitud los suegros se meten en la vida de la pareja. Lo que realmente daña a una pareja es la intromisión y no la intervención, sin embargo, en el fondo, la mayoría de las veces es la propia pareja la que da pie a situaciones en las que ceden ese espacio a los suegros o suegras.

Por tanto la solución es hablarlo con la otra parte y tener claro que en corto, puede que dar siempre la razón a una de las partes reduzca sentimientos de culpa potenciales, pero a la larga, deberíamos tener claro hasta qué punto debemos dejarles entrar en nuestra vida, y que aunque al principio podamos herir sentimientos, es mejor dejarlo todo claro porque a la larga resultará más beneficios.

 7. “Tiene celos”

 Los celos pueden llegar a ser una enfermedad cuando sobrepasan ciertos límites, en cuyo caso la solución sería más complicada, pero a veces se crean situaciones tensas motivadas por celos infundados. Típico ejemplo es el de “Ya veo cómo miras a ese, seguro que te gusta más que yo…!

El problema principal con este tipo de situaciones es que si se suelen repetir, a quien se acusa sin motivo se siente impotente y finalmente suele terminar pensando en hacer aquello que se le atribuye igualmente, lo haga o no. Las personas tendemos a hacer lo que se espera de nosotros, por lo que lo más importante es crear un clima de confianza mutua en la pareja, para lo cual algunas cosas pueden ayudar:

–         Coméntale de vez en cuando lo mucho que le quieres y lo bien que te sientes a su lado, pero no lo hagas cuando tenga celos infundados, porque entonces estarías recompensando su comportamiento y lo haría de forma más habitual.

–         Compórtate de forma que entienda que confías en tu pareja.

–         Cuando salgais juntos de fiesta, es necesario que el tiempo que estais juntos se haya decidido de común acuerdo. Hay parejas que prefieren estar en las fiestas todo el tiempo juntas, y otras que contrariamente van cada una por su lado y se ven a ratos. Ambas opciones son buenas siempre y cuando sea una opción aceptada por ambos, sin presiones y de mutuo acuerdo.

 8. “Depende totalmente de mí para todo”

 La dependencia emocional absoluta de uno de los dos miembros de la pareja hacia el otro suele llevar a la infelicidad para los dos, ya que la constante demanda de atención hacia el otro finalmente hace sentir a la otra parte encarcelada.DEPEN1

Es muy típica la frase “parezco su madre en vez de su pareja”, o “No sabe hacer nada sin mí”.

Este tipo de pareja suele mejorar si a la persona dependiente se le anima a desarrollar un interés en algo propio que le guste. Busca algo que le gusta y haz que se comprometa de forma constante para un periodo de al menos seis meses. Es también favorable que la otra persona anime y elogie mediante palabras o acciones a su pareja por realizar este nuevo interés. Muchas veces nos preguntamos si está “bien” o “mal” el que la pareja realice cosas cada uno por su parte. El “bien” o el “mal” depende mucho de las consecuencias, es algo muy relativo. ¿La pareja se siente mejor o peor cuando realizamos actividades que no les gustan, y no les obligamos a acompañarnos? A menudo prefieren no realizarlas, pero otras veces prefieren hacerlo a pesar de que no les gusta. Depende de cada persona.

Cosas necesarias para que una pareja funcione:

 1. Altruismo: Las parejas que anteponen la felicidad del otro antes que la suya propia, suelen funcionar mucho mejor que las que no lo hacen.

2. Amigos: El tiempo a solas es importante, pero también lo es y mucho el relacionarse socialmente, la compañía y el apoyo de otras personas.

3. Compromiso: Es decir, ser capaz de vivir, planificar y reaccionar de forma acertada para conseguir sacar adelante el proyecto que es tener una pareja estable.

4. Bromas de pareja: Puede parecer típica tontería adolescente, pero el hecho de tener apodos cariñosos o secretos tontos entre ambos ayuda a que la pareja siga conectada emocionalmente.

5. Rituales: Como decir “Te quiero”, dar el beso de buenas noches, o tradiciones como  acudir al mismo restaurante cada aniversario, por ejemplo, enriquecen mucho la relación.

Recuerda: La mayoría de veces, las discusiones son causa de problemas que si supiéramos tratar con antelación no existirían.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s