TRUEQUE

¿Qué deseas cambiar? ¿Qué sabes hacer?

La inventiva humana no tiene límites. Precisamente en momentos de crisis profunda es cuando la imaginación de las personas, especialmente de las personas más humildes, se muestra en toda su capacidad, encontrando nuevas formulas o recuperando aquellas que en tiempos pasados fueron útiles. Formulas que permitan salir adelante a las familias, en un contexto económico que no abriga especiales esperanzas para los más desfavorecidos. En esta página pretendemos posibilitar nuevas formas de relación económica, donde no medie el dinero, ese invento que pretendió facilitar las relaciones comerciales y que se ha convertido en la autentica fuente de desigualdad y pobreza.

¿Quién no tiene algún artículo que ya no le sirve, que no utiliza, que se le ha quedado pequeño, que algún día fue útil para uno mismo y que lo ha dejado de ser, pero puede servir a otros?

Todos hemos tirado a la basura cosas que podrían facilitar la vida de un semejante: ropa, libros de texto, electrodomésticos, vajillas, muebles, cuadros…un largo etcétera al que ya no le damos valor, porque han dejado de servirnos, pero que sin embargo pueden facilitar la vida cotidiana de otros muchos.

¿Quién no ha necesitado alguna vez un electricista, un fontanero, un mecánico, un podador, un jardinero, un pintor? ¿Qué podemos ofrecer a cambio?

Queremos recuperar el ancestral TRUEQUE de nuestros antepasados como un método de intercambio de artículos y servicios. Tal vez este sistema, que permitió el desarrollo de las sociedades antiguas, sea la respuesta transitoria para esas familias cuyos recursos limitados les impide llevar una vida digna. Es una experiencia que nuestros hermanos sudamericanos han puesto en práctica en muchas ocasiones, cuando sus países han atravesado autenticas situaciones dramáticas y que se mantiene viva todavía en algunas comunidades.

Aún así, somos conscientes que la mediación del dinero es imposible de erradicar. Pero podemos intentar que esos artículos o servicios, pasen directamente del ofertante al demandante, sin intermediarios que encarezcan su valor. Por eso mantenemos la opción de compra y venta para quienes deseen obtener un modesto rédito de aquello que ya no necesitan.

¿Qué deseas cambiar? ¿Qué sabes hacer?

Anuncios

Una respuesta a “TRUEQUE

  1. Soy una señora de 65 años y necesito un carpintero o montador de muebles para cambiar un armario de una habitación a otra. Ofrezco cocinar, linpiar, cuidar niños. (soy abuela de 4 nietos. Desgraciadamente todos en el extranjero) también puedo cuidar de ancianos y hacerles compañía, soy diestra con la costura. Vivo en fuengirola, Malaga